• laboratoriodelzorro@gmail.com
  • Corrientes, Argentina
Cuentos
Cisnes

Cisnes

Imagen generada con Midjourney

Los castrati fueron el instrumento musical predilecto del siglo XVIII. Ningún sonido mecánico o humano era capaz de reproducir la acústica de estas criaturas. Su voz irradiaba un resplandor divino que disipaba los claroscuros del entendimiento y enardecía las pasiones de las almas nobles.

Los registros históricos aventuran que, durante las primeras décadas del 1700, se castraron en promedio cuatro mil niños por año a fin de satisfacer el anhelo espiritual de los melómanos. Y aunque la oferta no era minúscula, a duras penas alcanzaba a cubrir la demanda.

La ciencia musical procuró numerosas alternativas con resultados poco alentadores. Hubo que esperar hasta 1717, año en que Girolamo Cigni, liutaio oriundo de Cremona, publicó su Dialoghi della Musica.

Entre otros temas, el tratado de Cigni puntualizaba las medidas y los materiales específicos de una caja de resonancia de su invención. Describía también un procedimiento quirúrgico por medio del cual cualquier médico o barbero medianamente entrenado en el uso de la navaja podía encastrar aquella caja en la garganta de una niña.

En poco tiempo, el texto del liutaio cremonés logró un éxito colosal. Conoció traducciones al español, al alemán, al francés, al inglés e incluso al japonés y al ruso.

Así, a finales del siglo XVIII, no quedaba ya capilla de pueblo, ni reducción jesuítica, ni corte europea o colonial que no contara con un coro de cigni: este fue el nombre con el que se bautizó a estos exquisitos instrumentos en honor a su creador.


Laboratorio del Zorro es un proyecto cultural independiente.

Gracias a tu aporte Laboratorio del Zorro sigue creciendo.


A %d blogueros les gusta esto: